Carpe diem, quam minimum credula postero

"Aprovecha el momento, y confía lo menos posible en el día de mañana"


Horacio

viernes, 4 de septiembre de 2015

El viaje - Tu mirada en el rincón

Soy la luz de la oscuridad
soy lo siempre ausente
soy el amor verdadero acogiendo al falso y chato
soy las dos polaridades del "no" a la vida
soy el color eclipsado y gris
soy el vacío que sientes y no quieres sentir
soy el mejor y más irónico chiste
soy la certeza de la duda pasajera que hiere y destruye
soy el círculo polar
soy el recuerdo del olvido
soy la mirada que hace pie en el fondo del pozo y mira la luz
soy tu pecado
soy el recibidor del paraíso y del infierno
soy ambos caminos
soy tu fantasía
soy el viaje que te niegas
soy el sentido de la vida
soy lo nunca visto
soy cuanto nunca has conocido
soy lo que no podrías creer ni imaginar
soy lo ya prohibido
soy lo contraindicado
soy la peor y la mejor opción
soy el dolor incomprensible y lo pisado por el pie
soy el parche que liberó el agujero negro
soy la avispa mientras se entrega a la muerte en su picadura
soy la bolita de algodón y la hostia que no fue vista
soy todos los perfumes desperdiciados y su esencia duradera
soy el peligro de la pasión vital
soy el polvo del milenio
soy la zona incómoda
soy el consenso social de derribo del amor
soy la que nunca se pudo usar
soy lo que nunca te hará feliz
soy la abundancia
soy tu malestar
soy lo mejor que ha existirá en tu vida
soy la oportunidad
soy el tiempo perdido
soy tu miedo
soy lo que no se puede evitar
soy tu cabreo
soy tu dedo acusador que no te atreve
soy la escarcha de tus manos cerradas
soy el fuego que te hiela
soy lo que te somete
soy tus cadenas
soy tu brazo izquierdo amputado
soy lo que a ti te falta y no osas
soy cuanto no mereces y cuanto te dignifica
soy tu miedo a la vida y a la muerte
soy la mirada al abismo
soy la mujer más oscura
soy la niebla de tus ojos
soy tu parálisis
soy la desesperacion que presientes
soy las consecuencias de tu despiste
soy la fusta en el esclavo
soy la suerte que te niegas
soy tan solo lo bueno
¡soy tu eureka!
soy el recuerdo sempiterno de tu felicidad
soy cuanto tú te has quitado
soy la flor que siempre fue
soy lo que eres al completo
soy ese tren que no pasa dos veces
soy "Un tranvía llamado deseo"
soy la magia clausurada
soy la mirada que te mira en el rincón
soy El Beso

Era la buena
Era la mejor
Era yo la persona adecuada
Era la puerta buena que aún no se abre

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Lyonheart

Nuestro amor surgió del reducto angustioso de una duda madre

de locas proposiciones prematuras y decisiones mal nacidas

de lo prácticamente imposible

de tus ojitos ciegos y moros que hoy nos separan por la misma ceguera

de tu temor magnético e incomprensible a ir perdido

y de mi "venga, va"

Desenfrenadamente a destiempo, se refrenó

No es mal momento de parar un caballo con dislexia

-dijo él sin saber leer-

No es que haya muerto, es que va ciego y de parranda

-dijo ella sin atisbo alguno de duda-

Mi amor es siempre y luego, humo ahora en tus ojos

por ello el tuyo no se advierte aún -tú crees que era el fuego solo-:

es la alegría del silencio impalpable y primerizo tras tanta rufiana cuita y "novieta" gratis

en todo eso a lo que ahora ya sí que no te atreves

lo que es llamado por ti crisis y por mí oportunidad

todo eso que nos unió hoy nos separa

El miedo a vivir es la única amenaza

la traición de la certeza

el refreno hacia la duda

no acoger con los brazos abiertos a la vida que se abre y se cierra

Tu estás aterrorizado en las fauces del león

yo lo domé con mi fuerza y ternura

yo estoy confiada en las fauces del león

todo aquello que hoy se niega y se cierra fue la prueba primera del fuego

ahora ya saco la cabeza

Amor, lo que yo supe que no somos es

dos trozos de carne de la vida conducidos por el miedo a ser libres

lo que yo supe que no somos es

un hueco de vacío sin fe

lo que yo supe

que no somos

es un cobarde corriendo

y una ingenua esperándolo

Sufre ahora de tu indolente alegría

como yo todavía sufro de felicidad

Sufre y sé capaz de dolerte para que vivas

para que puedas regar las plantas cuya muerte aún lamentas un poquito

para que no te mueras parásito de lo que muere

para que adviertas esos golpes violentos de la puerta

-aire agua tierra susurros-

porque el león es vasco y ya no tiene miedo del miedo

y siempre nace donde quiere

pero no va de farol

porque el león no rehuye su fuerza ni se pierde su vida

porque el león

si dice sí es sin ninguna duda

Así es la bravura del amor que ya olvidaste

así es el riesgo irrefrenable de tu cuerpo rotundo junto a mí

este es el único reflejo que te devuelvo de tu alma

El zarpazo del león fue una herida muy profunda

tal vez

en cuanto saques la cabeza de las fauces puedas ver como yo veo

tal vez dejes de ir contra ti mismo por tratar de defenderte

de una amenaza imaginaria

tal vez un día te veas la cicatriz y recuerdes

que solo quise hacerte con valor el rey de tu reino olvidado

que el dolor que se hace amando es siempre propio y mutuo

a veces inevitable y bueno

y duele más al no querer enterarse de él

que el perdón es necesario y deseable

que el amor solo es real por ser gentil y atento

que la bondad no es muy frecuente y es un don

que la lealtad es inviolable

que la belleza no es un tipo sino el eterno resplandor del corazón a los ojos

que todo aquello que no das te lo quitas

que las lágrimas remiten a los mejores recuerdos

y que sin un día por fin decides levantarte después de llorar

confíes solo en las manos del sendero

y no en las piedras que te separan de él

confía solo en aquello que tú sabes que es cierto

Tan solo pido por mi parte que agradezcas por mí esas lágrimas

y justo en ese momento no mires sino a tu corazón

Si alguna vez ves que te ríes de mí sin darte cuenta

si alguna vez

en medio de una cierta dejadez

ves que en algún lugar de ti mismo aprecias el valor de mis tesoros y mis dones

si tal vez ves que desde dentro te entristece o te duele

si ves que sufres algo

si llegas a encontrar el alegre misterio

mantén el tipo solo y sonríe de orgullo por mí

y mientras te asas de calor ofrece tus hermosos brazos al cielo

en simple gesto de agradecimiento silencioso a la vida

pues en ese momento yo estaré sonriendo

y tú serás por fin generoso y valiente

Vivir sanamente el pasado, presente y futuro

“una persona teme envejecer en la medida que no vive realmente el presente”.

Carl Jung



Claro, si ese hombre no te respeta es lo más normal, es porque tú, como mujer, eres gilipollas, así que pégale una hostia, coño, que un hombre puede permitirse tranquilamente no respetar a una mujer en un momento dado, según le venga... Así se hacen las cosas. ¡Claro que sí! ¿Sí...?
Así, hostia por hostia, la casa sin barrer. ¿Ves que es bonico el amor? Es que tiene que ser bonito bonito... A lo mejor ves de una puta vez las hermosas estrellas del firmamento del amor de una estupenda hostia metafórica. Sí, es lo mejor seguir idealizándolo para hacernos cada vez más pueriles, cobardes e irresponsables, para seguirlo victimizando y culpando y curparnos de las propias miserias, para que siga siendo así de bonico, y falso como un duro de cuatro pesetas. No hace falta ocuparse de ello, no sean responsables, ¿pa qué? ¡Tontería, no hace falta hacer nada! El amor ideal se abrirá camino fluyendo solo; sí... pero de un hostiazo. Y luego... no sé, tal vez a por otro perrito piloto, ¿quién sabe? porque claro, es que nadie se enamora conscientemente o con un mínimo de seso -eso no se decide, escapará a nuestro total control para nada en particular-, o mejor muérete ya en soledad sin enterarte de si alguien te acompaña ante la triste y engañosa pantalla de tu ipad, quédate ya para siempre así y ya no volverás a temer ni a complicarte la existencia, que enamorarse es muchas veces un marrón... ¡Si es que todo son ventajas! El pragmatismo es mejor, ir escurriendo el bulto, llamar amor a lo que no es amor, y no amor a lo que realmente lo es. Tranquilos, hombre... sigan así. A veces parece que sí compensa mirar cobardemente para otro lado y seguir asustándose como un conejo para no mirar la realidad que uno se niega a ver y a vivir, mas yo sé que no por mucho tiempo, porque se paga demasiado caro. Solo parece que compensa, las apariencias engañan, y precisamente para eso están ahí.